6 Enero, 2017

Para animar en la ruta

La devoción a la Virgen ha marcado la identidad cultural de nuestro pueblo, en particular a la República Argentina la ha marcado la Virgen de Luján. El milagro de Luján se remonta al año 1630, la prehistoria de nuestra Patria.

El hecho del milagro de Luján tiene como característica el silencio: la Virgen no habló. Estaba de paso, peregrinando hacia el Norte y quiso quedarse. Sin palabras. Con esas dos dimensiones tan propias del hombre: peregrinar y arraigar. La maternidad de la Virgen María tiene en nuestra tierra 385 años.

También Luján es un cruce natural de caminos, un punto de encuentro.

Desde 1975 los jóvenes de la Iglesia empezaron con esta Peregrinación Juvenil a pie bajo el lema “La juventud peregrina a Luján por la Patria”: tal como ocurrió en el milagro de Luján en silencio, con la contundente palabra que es la presencia.

Hace ya más de cuarenta años que en la alborada de todos los primeros domingos de octubre una enorme multitud de jóvenes, después de caminar a lo largo de la noche, culminan su peregrinación llegando al Santuario de María, en su advocación de Nuestra Señora de Luján, patrona de la Argentina.

La mayoría, acompañada también por personas mayores, recorre los sesenta kilómetros de la ruta que se extiende desde el límite de la ciudad de Buenos Aires, en el cruce de las Avenidas Rivadavia y General Paz, con la población de Luján, donde la pampa despunta su inmensidad.

Tramo de Liniers a Moron

Tramo de Moron a Merlo

Tramo de Merlo a La Reja

Tramo de La Reja a Gral. Rodriguez

Tramo de Gral. Rodriguez a Lujan (Primer Puente)

Tramo de Lujan (Primer Puente) a Lujan (Basílica)