Oraciones

ANEXO DE ORACIONES PARA LA ANIMACION DEL CARRITO
Lujan 2014
“Madre, ayudanos a trabajar por la paz”

CAUSA DE NUESTRA ALEGRÌA
Te miramos, María como causa de nuestra alegría.
Tu alegría nace de este misterio que contemplas: la vida es más fuerte que la muerte.
Nos alegramos porque creíste,
Nos alegramos porque eres Madre de Dios,
Nos alegramos porque eres Madre del resucitado,
Nos alegramos porque esperaste contra toda esperanza,
Nos alegramos porque eres estrella,
Nos alegramos porque tus ojos nos muestran a Dios.
Ayúdanos a caminar en la verdad, toda nuestra vida, confiando en el triunfo de Dios. Sobre la mentira.
Tú que creíste en El, danos fuerza para llegar a vos.

FELIZ TU
Feliz tú, María, que has vivido la resurrección de la mano de tu Hijo pasando por la muerte.
Feliz tú, María, que has creído a pesar de lo difícil del camino.
Feliz tú, María, que vives en la paz del señor.
Feliz tú, María, hambrienta y sedienta en tu corazón siempre,
Que te has saciado finalmente de Dios.
Feliz tú, María, que te entregaste en manos de Dios
Y desde entonces vives llena de su Espíritu Santo.
Feliz tú, María, que vives de la resurrección y nos conduces hacia ella.

ORACION
La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es un sueño, hacelo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un deber, cumplilo
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es amor, gózalo.
La vida es un misterio, desvélalo.
La vida es tristeza, supérala.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.
La vida es una tragedia, domínala.
La vida es una aventura, arrástrala.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es la vida, defendela.

MADRE TERESA DE CALCUTA

ORACION
María, se que me amas como a un hijo.
No me dejes, Madre mía si el camino de esta vida se hace largo y fatigoso.
No me dejes, Madre mía si me canso y me detengo.
No me dejes, Madre mía si me puede el desaliento.
Tiéndeme una mano fuerte para que me guíe por la vida.

QUIERO
Quiero amarte más y tengo miedo de perderte.
Quiero aprender a cuidarte y nunca jamás separarme de vos.
Quiero, Dios mío, quererte y no atino a serte fiel.
Te quiero y te me escapas, misterioso, infinito y fascinante,
Como el agua entre las manos, pero me dejas tus huellas.
Estoy seguro de tu amor,
Pero no sè si tu seguro del mío, tan a menudo distraído.
Te recuerdo como te conocí y necesito hoy de tu presencia
Que recrea, humaniza y enamora.
Enséñame a quererte a tu en mis hermanos
Y en mis hermanos a Ti, Dios nuestro.
Quiero, amigo, ser tu amigo y hacer de tu amor la razón de mi vida.
Señor con la luna y con el sol.

PACIENCIA
Dios amigo, cuando la confusión y el cansancio
Se hacen presentes en mi corazón me dirijo a ti, mi serenidad,
Y te presento esta plegaria con las manos abiertas, desnudo,
Confiado en el amor personal y comunitario.
Danos paciencia y coraje, pero no resignación.
Danos paciencia y ánimo, sabiduría y valor para seguir luchando.
Dame paciencia para no contrariarme cuando los demás me contrarían.
Dame paciencia y valor ante el miedo.
Paciencia y constancia en ir trabajando por una sociedad más justa,
Donde nadie viva excluido, rechazado y marginado.
Paciencia, Padre, en mis resistencias, a fin de progresar en el amor de tus entrañas,
En la cercanía en ti y en mi prójimo.
Paciencia para ver en los días sin sol, ni agua, ni viento y casi sin tierra,
Que van germinando entre nosotros las semillas, casi desconocidas,
De bondad y justicia, de gran cantidad de hombres y mujeres limpios de corazón,
Levadura en la masa de nuestros pueblos y ciudades.
Signos de tu reino, señor.

Y ACAMPO ENTRE NOSOTROS
No nos has dejado solos, Señor, No
Eres un Dios compañero.
Eres un Dios cercano,
Y eres un Dios que te escapas de las manos.
Dios insobornable.
Dios escurridizo.
Dios inatrapable.
Todo comenzó antes de un sí.
Todo comenzó en el corazón de Dios.
Todo comenzó en un derroche de amor.

Todo se hizo posible por un sí.
Todo será posible por un sí.
Todo es una cadena de “sies”.
Acampó entre nosotros.
Y ya somos desde entonces los compañeros de un Dios-hombre,
Los acompañados de Dios, los visitados de Dios.

Acampó entre nosotros. Y sigue acampando en el corazón de los sencillos,
En el corazón de los hombres y mujeres que, como María, saben tener el corazón abierto.

Acampó entre nosotros. Y sigue acampando,
A pesar de los olvidos,
A pesar de los desplantes, a pesar de…

Acampò entre nosotros en la sencillez de una virgen
Que supo decir sí y nos enseña a vivir diciendo sí a Dios.

Oración:
María, el cansancio me invade todo el cuerpo y sobre todo el alma,
Es tan difícil aceptar con paz todo lo que sucede alrededor de uno durante esta jornada, por eso vengo a vos. María, porque adentro de mi camina un niño inseguro.
Pero junto a vos me siento fuerte y confiado.
Solo el pensar que tengo una madre como vos, me da animo.
Me siento apoyado en tu brazo y guiado por tu mano.
De esa manera puedo, con tranquilidad, retomar el camino.
Renuévame por completo para que consiga ver lo hermoso de la vida.
Levántame para que pueda caminar sin miedo.
Dame tu mano para que acierte siempre con mi camino.
Dame tu bendición, para que mi presencia sea, en medio del mundo,
Un signo de tu bendición. Amén.

MARIA DEL CENACULO
Tú estás allí donde nace lo nuevo.
Simplemente estás allí sin alardes de nada,
Simplemente estás. Virgen,
Donde están los discípulos de tu hijo.
Callada como siempre. Pero presente.
Animando y mirando con ojos maternos.
Estás allí, con corazón abierto, con ojos de bodas de caná,
Con manos de servicio, con espíritu de oración.
Y tú estás hoy con nosotros, presencia callada,
Presencia operante. Madre de la Iglesia. Ruega por nosotros.

DECALOGO DE LA CIVILIZACION DEL AMOR
Creemos y amamos al Dios Padre y creemos que él conduce nuestra historia.
Creemos y amamos al Señor Jesucristo,
Y según su estilo queremos vivir entre nuestros hermanos.
Creemos y amamos al Espíritu Santo y creemos que él anima el servicio de la Iglesia.
Creemos y amamos al hombre y buscamos promover el derecho a vivir con dignidad.
Creemos y amamos LA VERDAD y queremos proclamarla en todas nuestras acciones.
Creemos y amamos la justicia y queremos instaurarla en todos los ambientes.
Creemos y amamos la libertad y queremos luchar contra toda forma de esclavitud.
Creemos y amamos la paz y buscamos la integración entre nuestros pueblos.
Creemos y amamos a los pobres y a los débiles, y queremos promover un mundo solidario con ellos.
Y nos comprometemos a trabajar en nuestra vida personal, en nuestra familia y en la sociedad para construir la civilización del amor con la ayuda de María, Madre y señora de América Latina.

LA IGLESIA QUE AMO
Pocas catedrales de canto y oro,
Muchas capillas de barro y tabla.
Pocos ricos adiestrados a la indiferencia,
Muchos pobres expertos en pasión compartida.
Pocos letrados calculadores y prudentes,
Muchos sencillos que saben de fe y esperanza.
Pocos doctores muy seguros de su doctrina,
Muchos testigos que escuchen la verdad.
Poco poder de fariseos y sacerdotes de carrera,
Mucho servicio humilde a los hermanos más pequeños.
Pocos proyectos de dólares y marcos,
Muchas mingas de sudor y canto.
Pocas ceremonias en palacios y cuarteles,
Muchas fiestas en aldeas y barrios marginales.
Pocas bendiciones de armas, bancos y gobiernos,
Muchas marchas de paz, justicia y libertad.
Poco temor a Dios del castigo y de la muerte.
Mucho respeto al Dios del amor y de la vida.
Poco culto a espaldas del pueblo a Cristo rey eterno en las alturas.
Mucho amor y seguimiento a Jesús, el de María,
Compañero, profeta, Hijo del Padre.
Poco, cada vez menos, mucho cada vez más.

Mons. Enrique Álvarez (chile)

MADRE JUNTO A LA CRUZ
Madre María, tú que junto a la cruz de Jesús permaneciste firme en la fe, ayúdamos a ser fuertes en la fe.
Tú que junto a la cruz de Jesús encontraste consuelo por la esperanza, enséñanos a tener esperanza.

ADVOCACIONES MARIANAS EN LATINOAMERICA
Ntra. Sra. De la concepción de la Aparecida——-Brasil
Ntra. Sra. De los Milagros de Caacupe————–Paraguay
Ntra. Sra. De los treinta y tres————————-Uruguay
Ntra. Sra. Del Carmen———————————-Chile
Ntra. Sra. de Copacabana——————————-Bolivia
Ntra. Sra. Del Rosario———————————–Guatemala
Ntra. Sra. De la Inmaculada Concepción————Nicaragua
Ntra. Sra. De los Ángeles——————————–Costa Rica
Ntra. Sra. De la Paz—————————————El Salvador
Ntra. Sra. De la caridad del cobre———————Antillas
Ntra. Sra. De los dolores———————————Cuba
Ntra. Sra. De las Mercedes——————————Santo Domingo
Ntra. Sra. De Chiquinquirá—————————–Colombia
Ntra. Sra. De Quinqué———————————–Ecuador
Ntra. Sra. Del Rosario de Lima————————Perú
Ntra. Sra. De Guadalupe——————————–México y América Latina

ADVOCACIONES MARIANAS EN ARGENTINA
Ntra. Sra. De Luján————————————–Argentina
Ntra. Sra. De Itatí—————————————–Corrientes y Misiones
Ntra. Sra. Del Rosario————————————Rosario y Entre Ríos
Ntra. Sra. Del Valle—————————————Catamarca y La Rioja
Ntra. Sra. Del Milagro————————————Salta
Ntra. Sra. Del Rosario de Río Blanco y Paypaya—-Jujuy
Ntra. Sra. De la Consolación de Sumampa———–Santiago del Estero
Ntra. Sra. Del Carmen de Cuyo————————-Mendoza y San Juan
Ntra. Sra. De las Mercedes——————————-Tucumán
Ntra. Sra. De Guadalupe———————————Santa Fe
Ntra. Sra. María, Virgen Misionera——————–Río Negro
María Auxiliadora—————————————–Patagonia
Ntra. Sra. Del Rosario————————————-Islas Malvinas y Atlántico Sur

A NUESTRA SEÑORA DE AMERICA
Virgen de la esperanza, Madre de los pobres,
Señora de los que peregrinan, Óyenos.
Hoy te pedimos por América Latina,
El continente que tú visitas con los pies descalzos,
Ofreciéndole la riqueza del niño que aprietas en tus brazos.
Un niño frágil, que nos hace fuertes.
Un niño pobre, que nos hace ricos.
Un niño esclavo, que nos hace libres.

Virgen de la esperanza, América despierta.
Sobres sus cerros despunta la luz de una mañana nueva.
Es el día de la salvación que se acerca.
Sobre los pueblos que marchaban en tinieblas,
Ha brillado una gran luz.
Esa luz es el señor que tú nos diste, hace mucho, en Belén a medianoche.

Madre de los pobres,
Hay mucha miseria entre nosotros.
Falta el pan material en muchas casas.
Falta el pan de la VERDAD en muchas mentes.
Falta el pan de amor en muchos hombres.

Falta el pan del amor en muchos pueblos.
Tú conoces la pobreza y la viviste.
Danos alma de pobres para ser felices.
Pero alivia la miseria de los cuerpos
Y arranca del corazón de tantos hombres
El egoísmo que empobrece.

Señora de los que peregrinan,
Somos el pueblo de Dios, en América Latina.
Somos la iglesia que peregrina hacia la pascua.

Que los obispos tengan un corazón de padre.
Que los sacerdotes sean los amigos de Dios para los hombres.
Que los religiosos muestren la alegría anticipada del reino de los cielos.
Que los laicos sean, ante el mundo, testigos del señor resucitado.
Y que caminemos juntos con todos los hombres compartiendo sus angustias y esperanzas.
Que los pueblos de América latina vayan avanzando
Hacia el progreso por los caminos de la paz en la justicia.

Nuestra señora de América,
Ilumina nuestra esperanza,
Alivia nuestra pobreza,
Peregrina con nosotros hacia el padre, así sea.

A SOLAS CON LA MADRE
Señora, Madre de Cristo, no vengo ahora a rezar.
Yo nada tengo que ofrecer y nada tengo que pedir.
Vengo solo para mirarte a ti, madre.
Mirarte, llorar de felicidad al pensar que soy tu hijo, y que tú estas aquí.
¡Estar contigo donde tú estas, María!
No decir nada, solo cantar, porque se tiene lleno el corazón.
Porque tú eres hermosa.
Porque tú eres inmaculada,
La mujer en la gracia por fin restaurada.
Porque eres la madre de Jesucristo,
Que es la verdad en tus brazos y fruto único.
Porque tú estas aquí siempre,
Nada más porque tú eres María, nada más porque existes,
Te doy las gracias.
Madre de Cristo y mía.

ORACION FINAL
Madre y Reina
Que quisiste visitar la tierra Argentina
Y quedarte a vivir entre nosotros, junto al río Luján,
Para unirnos como pueblo de hermanos
Y mostrarnos el camino hacia Jesús
Repitiéndonos siempre aquello del evangelio
“Ustedes hagan lo que él les diga” (jn,2-5)
Nosotros te damos gracias.
Ahora
Celebrando en que nuestros antepasados
Nuestros padres y nuestros abuelos,
Hombres y mujeres simples,
Hombres y mujeres del pueblo,
Hombres de la iglesia y de la Patria,
Te coronaron reina nuestra
Como muestra de un cariño grande
Y respuesta de tu materna fidelidad,
Como reafirmación sincera
Del deseo de vivir bajo tu manto,
Nosotros queremos renovar con nuevo ardor,
La apertura de nuestros corazones a Jesús,
En la nueva evangelización.

Sabemos que lo que esperas de nosotros
Es apertura y amor a Jesús y al prójimo.
Madre y reina de Luján
Quédate entre nosotros y guíanos.
Bendice a la iglesia argentina,
A la patria y a las familias.
Cuida nuestros niños,
Orienta a los jóvenes
Y sana a los enfermos.

Ayúdanos a construir un mundo nuevo
Donde podamos vivir, de veras
La experiencia fraternal del evangelio.

Enséñanos a vivir con generosidad y a amar sin interés
MADRE Y REINA DE LUJAN
¡Quédate con nosotros!
Amén.

AVE MARÍA
Dios te salve, María,
llena eres de gracia;
el Señor es contigo;
bendita Tú eres
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto
de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.
BAJO TU AMPARO

Bajo tu amparo nos acogemos,
Santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones
que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien líbranos de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén.
MADRE DEL REDENTOR

Madre del Redentor, Virgen fecunda,
puerta del Cielo siempre abierta,
estrella del mar,
ven a librar al pueblo que tropieza
y se quiere levantar.
Ante la admiración de cielo y tierra,
engendraste a tu Santo Creador,
y permaneces siempre Virgen,
recibe el saludo del ángel Gabriel,
y ten piedad de nosotros pecadores.
REINA DEL CIELO

Reina del Cielo, alégrate, aleluya,
porque el Señor,
a quien llevaste en tu seno, aleluya,
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

LA SALVE

Dios te salve,
Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra;
Dios te salve.
A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva;
a Ti suspiramos,
gimiendo y llorando,
en este valle de lágrimas.
Ea, pues,
Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos
misericordiosos,
y después de este destierro
muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clemente, oh piadosa,
oh dulce Virgen María!
D- Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
T- Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
SALVE, REINA DE LOS CIELOS
Salve, Reina de los Cielos
y Señora de los ángeles;
salve raíz, salve puerta,
que dio paso a nuestra luz.
Alégrate, Virgen gloriosa,
entre todas la más bella;
salve, agraciada doncella,
ruega a Cristo por nosotros.
D- Que con el auxilio de tan dulce intercesora,
T- seamos siempre fieles en el terreno caminar.
Amén.
ACUÉRDATE
Acuérdate,
¡oh piadosísima, Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido
a tu protección,
implorando tu auxilio
haya sido
abandonado de Ti.
Animado con esta confianza,
a Ti también yo acudo,
y me atrevo a implorarte
a pesar del peso de mis pecados.
¡Oh Madre del Verbo!,
no desatiendas mis súplicas,
antes bien
acógelas benignamente.
Amén.

ACTOS DE CONSAGRACIÓN

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti
y en prueba de mi afecto,
con amor filial te consagro en este día:
todo lo que soy, todo lo que tengo.
Guarda y protege, y también defiende
a este hijo tuyo, que así sea.
Amén.
¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,
yo me entrego del todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto,
te consagro en este día
mis ojos, mis oídos,
mi lengua y mi corazón,
en una palabra, todo mi ser,
ya que soy todo tuyo,
¡oh Madre de bondad!,
guárdame y protégeme
como hijo tuyo. Amén.
ÁNGELUS
D- El Ángel del Señor anunció a María.
T- Y Ella concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.
Ave María
D- He aquí la sierva del Señor.
T- Hágase en mí según tu palabra.
Ave María
D- Y el Verbo se hizo carne
T- Y habitó entre nosotros.
Ave María
D- Ruega por nosotros Santa Madre de Dios
T- Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Se rezan tres Glorias
D- Oremos.
Derrama Señor tu gracia
sobre nuestros corazones
y concede a quienes hemos conocido
por el anuncio del Ángel
la Encarnación de tu Hijo,
que por su Pasión y su Cruz
alcancemos la gloria de la Resurrección.
Por el Señor Jesús, tu Hijo,
que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo, y es Dios,
por los siglos de los siglos.
T- Amén.

Más