25 septiembre, 2015

Liniers a Moron

 

ETAPA LINIERS – MORON

“Madre, enseñanos a construir la paz”

 

Comentario sobre la etapa:

Siempre cuando comenzamos algo estamos alegres, entusiasmados, al mismo tiempo algo nerviosos porque no entendemos bien lo que nos va a pasar por el camino….

Desde el vientre de nuestra Madre sentimos que esta empezando algo nuevo, nos cobijamos en esos 9 meses bajo la protección y cuidado Materno, al nacer lloramos porque nos provoca angustia dejar por un ratito ese nido que nos cobijo todo este tiempo, hasta que somos colocados en los brazos de nuestra Madre, ahí volvemos a sentir ese calor, sentimos la paz maternal que nos abraza con amor por primera vez, es el comienzo de algo nuevo y lo hacemos desde el amor.       

Hoy en esta peregrinación nos ocurre algo similar. Miramos el camino y, aunque falte mucho, tenemos fuerzas para caminar. Estamos animados y todavía descansados. Sentimos que este caminar será nuevo, así lo haya hecho otras veces, será distinto, será especial, dejamos de lado nuestra rutina para darle nacimiento a esta nueva experiencia de fe. Luego del parto, están esperando ansiosos los brazos de nuestra Madre, en ese momento todos los sentimientos que recorrerán nuestro cuerpo encontraran sentido en ese abrazo de paz  y de amor en Lujan.  

Siempre hay una razón para caminar en el peregrino. Regalar cada paso a la Virgen, cada esfuerzo, cada sacrificio,  solo con la esperanza de acurrucarse en los brazos maternos.

Algo también nos llena el alma de alegría,  no llegar solo, sino con mis compañeros de ruta, esos que comparten esta peregrinación conmigo,  mis hermanos.

Luján es un reflejo de nuestras vidas. Es estar dispuesto a arriesgarse y hacer posible este encuentro especial con Dios a través de Nuestra Madre. Es regalarle a María el esfuerzo y el cansancio de este fin de semana.

Junto a nosotros habrá muchos jóvenes que vienen por primera vez a este encuentro de más de cuatro décadas de los jóvenes con su Madre.

Vamos a pedirle que en este camino que recorremos juntos, nos ayude a descubrir que caminamos todos juntos como hermanos necesitados de paz, en busca del abrazo materno. En busca de la mirada de Nuestra Madre.

 

Texto Evangélico:

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, La Magdalena, Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: “Mujer, ahí, tienes a tu hijo”, Luego dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”, Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa”  (Jn 19,25-27).

      

ES PALABRA DE DIOS

 

Comentario:

María y Jesús nos acompañan en este día de peregrinación, se ponen a nuestro lado y nos hablan, nos hacen compañía, nos dan alimento para ser fuertes en el cansancio del camino. Por eso hoy caminamos bajo el lema “madre, enseñanos a construir la paz” Jesús nos regala el mensaje de la felicidad que supone este regalo de su parte de tener para siempre una Madre que siempre nos enseña.

María mira con amor y dolor a su hijo en la cruz. En su mirada esta una vida dedicada a el.

En sus ojos están los ojos del amor, del perdón, de la misericordia, de la esperanza y de la paz.

María signo de misericordia a los pies de la cruz donde entrega su vida lo más preciado que tiene, su hijo.

María signo de misericordia entre quienes quieren que su hijo muera. Misericordia que no es fácil pero que solo la sostiene el amor. Amor en medio del dolor. Amor que crece en la oración, en el rezo, en entregar lo que me supera a Dios.

Y también Jesús mira a su madre, le transmite paz con su mirada y le encomienda una ardua tarea, aquí tienes a tu hijo…!  y desde ese instante pasa a ser la madre de todos!. Por eso hoy caminamos hermanados en la maternidad celestial que nos regalo Jesús, en busca de esa mirada de amor, vamos juntos a los pies de María nuestra Madre.

 

Intenciones:

Al término de cada intención, respondemos: “Madre, enseñanos a construir la paz ”.

 

  • Por los que están sin trabajo, sin techo, por los que están solos. OREMOS
  • Por las veces que nuestra Paz se hace difícil de conseguir. Oremos
  • Por los más pobres, para que podamos darles nuestra compañía. OREMOS
  • Por los que están enfermos, para que María ponga su mirada en ellos y alivien su dolor. OREMOS
  • Por los problemas que nos afectan día a día, por esos problemas  que me superan y no me dejan ver con ojos de misericordia. Oremos
  • Por todas las mujeres que llevan vida en sus vientres, que encuentren en María el valor de la vida, mas allá de las dificultades. OREMOS
  • Por todos los niños de nuestra patria que no les falta el pan de cada día y la salud. OREMOS

Rosario:

PRIMER MISTERIO LUMINOSO: El Bautismo de Jesús. Jesús entra a las aguas del Jordán y la voz del Padre lo declara su Hijo amado, mientras el Espíritu desciende sobre Él.

Padre Nuestro – (10) Ave María – Gloria

 

Canción: