25 septiembre, 2015

Moron a Merlo

SUBSIDIO PARA LA ANIMACIÓN DEL CARRITO 2017

ETAPA MORÓN – MERLO

 “Madre, enseñanos a construir la paz”

 

Comentario sobre la etapa:

Nuestro ritmo de caminar avanza, ya hemos hecho un tramo, nos alegra que dejemos atrás una parte del camino, al mismo tiempo vamos dejando atrás nuestras huellas. También podemos ver por un instante a todos los jóvenes que van caminando en este momento, ellos también van dejando su huella en el camino. Hoy vamos unidos caminando por una razón que nos une. Muchas huellas se entremezclan desde anoche, ya pasaron por este lugar muchos peregrinos. Huellas que son también las de las personas que están esperándonos en casa a la vuelta, de nuestras familias que con la oración  nos dan fuerza. Buscar la paz que brota del corazón de María para llenar con ella toda nuestra casa…

Ella, nuestra Madre insiste en prestarle mucha atención a nuestras huellas, son las pisadas del pueblo peregrino que hoy la va a visitar en busca de paz.

Acompañarnos unos a otros para unir fuerzas, para que el dolor sienta un alivio, Construir la paz es el motor que este año nos lleva como pueblo hacia Lujan, para que nuestra madre nos ayude en este trabajo cotidiano de construir la paz con nuestros hermanos, ser signos de paz en lo cotidiano. Claro que  también nos llevan a los pies de la Virgen motivaciones, pedidos y agradecimientos personales. Por eso en esta etapa los invitamos a ir hablando con algún peregrino sobre sus intenciones para participar este año de la peregrinación.  Compartiendo también ¿En donde necesito que María me llene de paz?

 

Texto Evangélico: MC. 10, 46-52

 

Después llegaron a Jericó. Cuando Jesús salía de allí, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud, el hijo de Timeo – Bartimeo -, un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse que pasaba Jesús el Nazareno, se puso a gritar: ¡Jesús hijo de David, ten piedad de mí!, muchos lo reprendían para que se callara, pero el gritaba mas fuerte: ¡hijo de David, ten piedad de mi! Jesús se detuvo y dijo: “llámenlo”. Entonces llamaron al ciego y le dijeron: Animo, levántate, el te llama. Y el ciego arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia el. Jesús le pregunto: ¿Qué quieres que haga por ti?, el le respondió: Maestro que yo pueda ver. Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Enseguida comenzó a ver y lo siguió por el camino.
ES PALABRA DEL SEÑOR.

 

Comentario:

Algo muy similar a este texto ocurre hoy en esta peregrinación, algo parecido al texto que acabamos de leer, ante todo la lectura nos habla de que Jesús iba por un camino, lo seguía una gran multitud, un ciego se entera que va a pasar Jesús por ahí, también nosotros caminamos hoy con nuestras cegueras, nuestras inseguridades, seguramente hoy muchos vecinos ven pasar distintas imágenes de la Virgen por su barrio, por la puerta de su casa y la saludan al pasar. María también hoy ve gente al costado del camino que se arrimo para ver su paso, para recibir su bendición y su paz, y junto a Jesús, nos pregunta a cada uno…¿Qué queres que haga por vos?, y cada uno de nosotros tiene en su corazón algo escondido en mayor o menor medida, algo donde queremos que Jesús ponga su mano,  es esa preocupación, ese problema, ese nudo que nos quita la alegría. Seguramente caminemos hoy a Lujan pidiendo por eso. Jesús nos llama, nos cambia la mirada, nos quita el velo que tenemos delante y nos hace contemplar todo de otro modo, le da luz a ese  pedido que sale del corazón. La Fe a Nuestra Madre nos hace pedir y agradecer.  Por eso caminemos unos minutos en silencio, ese silencio que me conecta de manera especial con Jesús y María. Pensemos.. cual seria la respuesta a esa pregunta que nos hace Jesús…¿Qué queres que haga por vos?, la pensamos y la guardamos en nuestro corazón, para llevársela a la Virgen a sus pies. Y luego de responderle a Jesús, sentiremos como una caricia el mensaje final que nos devuelve la alegría y la esperanza….Tu fe te ha salvado!!
Intenciones:

A cada intención “Madre, enseñanos a construir la paz”

 

  • Para que nos ayudes a defender nuestros valores como jóvenes, a defender nuestros sueños, a defender nuestra esperanza. OREMOS
  • Para que nos ayudes a luchar por un país más justo con igualdad de posibilidades para todos. OREMOS
  • Para que nos animes a ser solidarios con nuestros hermanos, a no encerrarnos en nosotros mismos, a promover el encuentro y la unidad. OREMOS
  • Por nuestros gobernantes que dejen de lado sus ambiciones y busquen servir a los que más sufren. OREMOS
  • Por todas las personas que están desaparecidas y están siendo buscados por sus familias. Dales fuerza para seguir la búsqueda cada día, para que encuentren la paz que tanto necesitan. Oremos
  • Por todos nuestros hermanos que sufren por la falta de justicia en nuestros días. Oremos

 

Rosario:

Segundo Misterio Luminoso: El milagro en las Bodas de Caná. Jesús convierte agua en vino, y abre los corazones de los discípulos a la Fe, gracias a la intervención de María.

 

Padre Nuestro – (10) Ave María – Gloria

 

Canción